Dios… ¿sana a unas personas y a otras no? – Digital